Blog

¿No lo crees posible? Ana María Olabuenaga.

Publicado el

El medio de la Publicidad mexicana está influido por el trabajo de grandes Creativos y Creativas que diariamente se esfuerzan por llevar a cabo una campaña. Hoy hablaremos de Ana María Olabuenaga, Directora y Creativa, cuya agencia, Olabuenaga Chemistry, fue absorbida en 2015 por el Corporativo internacional Leo Burnett. Pero antes de llegar a este punto y de gozar de las mieles del reconocimiento y los premios por sus exitosas campañas, quizá la más famosa para El Palacio de Hierro por la célebre frase “Soy totalmente Palacio” de la cual ella es creadora, esta empresaria enfrentó el borde del fracaso y los problemas financieros, empezando por su llegada al medio, que si bien fue un buen giro, se dio tras ser despedida de la revista de negocios en la que trabajaba. En ese entonces le dijeron “Escribes muy bien, pero no funcionas para el Periodismo.” Por esta razón fue que en 1986 ingresó como Redactora en la agencia Bozell, incursionando por primera vez en la Publicidad. Más adelante, en 1989, fue contratada por la agencia Leo Burnett en donde creó la frase “El mensaje está en la botella” para el vodka Smirnoff. Así continuó su paso hasta convertirse en una reconocida Creativa a nivel nacional. En 1997 tuvo la oportunidad de trabajar con El Palacio de Hierro, que como mencionamos al principio fue fundamental en su carrera, pues cuando presentó el lema “Soy totalmente Palacio”, contrario a lo que se podría pensar, no agradó del todo al Presidente de la marca a quien tuvo que convencer ante su escepticismo, pero al lograr los resultados esperados la imagen de la marca quedó consolidada y la campaña obtuvo un gran éxito. Así fue que en 2002, con una carrera exitosa a cuestas, enfrentó un reto crucial para su continuidad en el medio: aceptó ser Directora General de la agencia de publicidad, Noble D’Arcy, para la cual trabajaba, misma que estaba al borde de la quiebra. Le dijeron que tenía permitido perder 1.1 millones de dólares, pero un año más tarde consiguió un balance en números negros tras ganar algunas cuentas. Justo cuando la empresa arrancaba su crecimiento, recibió un email donde le avisaban del cierre de Noble D’Arcy a nivel mundial, tras la adquisición por parte del reconocido grupo Publicis. En ese momento ella recapacitó, pues 40 personas y sus familias se iban a quedar en la calle. Dos días después les dijo «No nos van a cerrar».

 

«Lo resolví con una romántica y compleja estrategia que comienza con enviar un DVD a nivel internacional con música de Queen que daba argumentos para que no nos cerraran», menciona la publicista.

Luego Olabuenaga tuvo que convencer al director mundial de Publicis, que dirige 900 empresas, para que visitara sus oficinas en La Ciudad de México. «Sabía que eso era más difícil que matar a alguien viéndolo a los ojos», recuerda.

Tras llevar a cabo la cita, le compartió el crecimiento potencial de la agencia y finalizó con la propuesta de convertirse en socios. Meses más tarde, Noble D’Arcy fue renombrada como Olabuenaga Chemistri.

Una vez que consiguió rescatar a la agencia, terminó por colocarla a lo largo de los años entre las diez más exitosas de todo México. Si bien hoy en día, Olabuenaga Chemistry es parte de Leo Burnett, una vez más se demuestra que en el mundo de los negocios hay cosas que no hubieran pasado si alguien no hubiera tenido el valor de tomar el riesgo en el momento adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *